viernes, 1 de abril de 2011

HACIA LA PASCUA



TRISTE ESTÁ MI ALMA, OSCURA Y AGITADA,
OPRIMIDO Y ANGUSTIADO EL CORAZÓN.
¿Por qué, por que, Dios mío, esta misión
Y el destino de suerte atormentada,
De lágrimas gritos mi oración…
¡Glorifícame, Padre, en comunión!
¡Lejos de mi esta copa acibarara!
Más si el grano de trigo no muriera,
Ni la vid se dejara ya podar,
No tendríamos pan que se partiera
Ni vino del amor en el altar.
Te exaltaré, Hijo mio, puesto en cruz,
Serás signo de gloria, amor y cruz.

Nos  encontraremos  en  Pascua  de  resurrección.

DIOS  LES  BENDIGA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...