sábado, 12 de mayo de 2012

MI ALMA TE ANHELA SEÑOR.








Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti Dios mío; tiene sed de Dios, del Dios vivo. ¿Cuando entraré a ver el Rostro de Dios?  ( Salmo 41 )


Es deseo, anhelo, sed. Es el empuje de mis entrañas, el motivo 

existencial de mi vida. Vivo porque te deseo, Señor; y en cierto

modo muero también porque te deseo.

Dulce tormento de amar a distancia, de ver a través del velo, de 

poseer en fe y esperar con impaciencia. Deseo tu Presencia más

 que ninguna otra cosa en este mundo. Imagino tu rostro,

 escucho tu voz, adoro tu divinidad. Me consuela el pensamiento

 de que, si es tan dulce esperarte, ¿qué será encontrarte?

Anhelo encontrarte,  Señor, y la vehemencia de ese anhelo

sostiene mi vida y endereza mis pasos. Esa esperanza es la que

 da sentido a mi vida y dirección a mí caminar.


Vengo a ti Señor….




¡ UNIDOS EN ORACIÓN !






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...