lunes, 8 de octubre de 2012

SENTIR EL DOLOR AJENO COMO NUESTRO

 La virtud de la compasión es una virtud que proviene del amor. A medida que desarrollamos la virtud de la compasión, como parte de nuestra humanidad  estamos desarrollando nuestra capacidad de amar. La compasión es por lo tanto un signo de vida intensa, de amor.

 Con el valor de la compasión  tratamos de descubrir las necesidades de las personas, sus sufrimientos, pero siempre con una actitud de servicio permanente. Es decir, no sólo es darse cuenta de estas circunstancias dramáticas, situaciones en las que servimos. La compasión como todas las demás virtudes es una manera excelente para la curación y la felicidad personal, y ejercitarnos en las obras de misericordia corporal y espiritual, como Jesús nos pide.  
                                                                                         


La virtud de la compasión empezará en nuestra vida familiar:  vecinos, compañero de trabajo.



La compasión va más allá de lamentar la desgracia de saber que esto o aquello pasó y no puedo hacer nada. La virtud de la compasión es buscar formas de ayudar a los que sufren. Cuando no puedo ayudar físicamente y no puedo hacer nada, siempre puedo orar.



¡ DIOS LES BENDIGA !
                                                                               


                                                                           
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...