domingo, 28 de abril de 2013

LA NOCHE DE LOS SANTOS

A santa Rosa de Lima, como a santa Catalina de Siena, se les concedió la gracia mística de participar físicamente en la pasión de Jesús, como a otros tantos santos más, que no los voy a mencionar.  Rosa durante quince años tuvo que atravesar la dura experiencia interior de la ausencia de Dios, ese sufrimiento del espíritu que san Juan de la Cruz llama la "noche oscura". 

La de Rosa fue una vida escondida y atormentada que, dócil al Espíritu Santo, alcanzó las más altas cumbres de la santidad. En uno de los misteriosos mensajes que recibió del Señor. "Que sepan todos le confió Jesús— que la gracia sigue a la tribulación; entiendan que sin el peso de las aflicciones no se llega a la cumbre de la gracia;

 Comprendan que en la medida en que crece la intensidad de los dolores, aumenta la de los carismas. Ninguno se equivoque ni se engañe; esta es la única y verdadera escalera hacia el paraíso y, fuera de la cruz, no hay otra vía por la que se pueda subir al cielo".

Nosotros también tenemos nuestras noches...no desesperemos,
confiemos, es una gran gracia que nos otorga el Cielo.
Seamos como el barro en manos del alfarero. 
Que Dios haga Su Obra como le plazca.

¡ Dios les bendiga !

                                                                          
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...