sábado, 25 de enero de 2014

LA CONVERSIÓN DE SAN PABLO




 Si derribado caíste,

Fue para elevarte más.

De hoy por siempre seguirás

Al Cristo que perseguiste.

Ruega por mí, ciego y triste,

Que Saulo de errores fui.

Si en el pecado me hundí,

Pueda seguirte en tu vuelo.

Desde el fulgor de tu Cielo,

San Pablo, ruega por mí.


La conversión es cambio de vida fruto de un encuentro con Jesucristo que nos lleva a ver la vida centrada en El y ordenada en la moral.
 La conversión es una gracia de Dios otorgada por los méritos de la redención de Cristo que murió en la cruz para reconciliarnos con el Padre. La conversión es esencial para ser discípulos de Cristo y salvarnos.
Ya que todos somos pecadores, todos necesitamos continua conversión. Cada día es un regalo que el Señor nos ofrece, vivámoslo con intensidad.

     ¡ALABADO SEA JESUCRISTO!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...