jueves, 24 de julio de 2014

SIN MOTIVOS PARA DUDAR




  ¡Oh eterna verdad, verdadera Caridad,

Amada Eternidad!

Tú eres mi Dios.

Por Ti suspiro noche y día.

Sé que existes.

En mi debilidad te vi cuando me levantaste

Cuando aún no podía ver.



Has deslumbrado con tus rayos

La debilidad de mi mirada.

Temblé de miedo y amor.

Descubrí que estaba lejos de Ti

En la región de la desemejanza.

Era como si oyera Tu voz

Decirme desde las alturas:

“Soy el pan de los fuertes, crece y comerás”.



Y me preguntaba: ¿Es que la Verdad no existe

Puesto que no ocupa ni espacio finito ni infinito?

Y Tu respondiste: “Si, yo soy el que soy”

Le oí como el que escucha en su corazón.

Ya no había motivos para dudar.

( S. Agustín)




 Queridos amigos: Me tomo un descanso. Los llevo a todos en mi 

corazón y en mi oraciones.¡Dios y la Virgen les bendigan.!

  

               
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...