domingo, 11 de enero de 2015

DE LA HUMILDAD


Tu ejemplo me convida

Del honor al desprecio y a humillarme;


Por eso yo abatida

Quiero de mí olvidarme.

¡Que así Tu corazón he de ganarme!


Yo encuentro en el retiro

Mi paz, y rica con mi paz me creo;


Porque sólo respiro

Por cumplir Tu deseo,

Y sólo en Ti, mi dicha veo.




Actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso, Dios lo levantó sobre todo” (Filipenses 2, 6-11
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...